To BI or not to BI


To bi or not to be El recorrido que está haciendo el BI (Business Intelligence) en los últimos tiempos es significativo. Hemos pasado de una tecnología sólo al alcance de unas pocas empresas privilegiadas y adineradas, a estar “a la mano” de las PYME’s. Y  de una alta complejidad tecnológica en su desarrollo, a software que pretende simular su usabilidad a la de EXCEL. Y es que durante muchos años, en muchas empresas, ha sido el EXCEL el que ha realizado las funciones de BI con el resultado de lo que se conoce como “Excell hell”.

¿Cuántas horas hemos invertido en preparar auténticos engendros en Excel, difíciles de mantener y que incluso no satisfacían al 100% nuestras necesidades? Hoy esto ya no tiene sentido. Es por eso que nuestro insondable Hamlet, seguro que tras ver alguna de las propuestas actuales en BI, ya no se haría la gran pregunta. Y entendería rápidamente que lo más gratificante para el alma es pasarse a una herramienta BI y abandonar el EXCEL para tales ministerios. ¿Y porque? Se preguntarán. Bien. Intentaré contestar:

  • Como decía, el BI ha acabado acercándose al usuario, casi podríamos decir que “humanizándose”.
  • Porque ahora, mantener esos EXCEL’s es más costoso que automatizar un cuadro de mando empresarial.
  • Porque la gran mayoría de las empresas han invertido en adquirir un ERP (programa de gestión). Y la mayoría de ellos, no tienen la capacidad de transformar los datos que almacenan en información. El BI es una herramienta que complementa al ERP, y que es casi imprescindible para el ROI.
  • El EXCEL es un sistema abierto, un estándar. Como oí en una conferencia: “el Excel es el papel de antes, lo soporta todo”. Es cierto, esto permite que cada mano pueda disfrazar los datos como mejor crea, y esto atenta contra uno de los objetivos del BI, el “dato corporativo”. Es la empresa quien decide como se expresa un dato y todas las áreas lo presentan bajo la misma óptica. Se acabó aquello de que cada uno obtiene un dato diferente del mismo hecho…

En definitiva, ver hoy trabajar a una herramienta de BI puede resultar revelador, de fácil uso, automatizado, ágil, intuitivo, amigable, de presentación exquisita, fácil de mantener,… Un sinfín de ventajas que incluso harían salir de dudas al mismísimo Hamlet.

Otras entradas relacionadas:
Competir con información.
Competir con información (II).
Competir con información (III).

Anuncios

Acerca de Ferran Franco Rodríguez

Consultor Dpto. Consultoría Telematel
Esta entrada fue publicada en Innovación y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a To BI or not to BI

  1. Guillermo Hernández dijo:

    El comentario sobre el “Excel… el papel de antes” es potente y claro… en él intentamos buscar tantas soluciones no posibles o no factibles.

  2. Pingback: Otro año más nos pilla el toro con el inventario |

  3. Pingback: Pon un BI en tu empresa |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s