No olvidemos lo que sabemos


Dice la famosa frase ‘Sólo sé que no se nada’, pero eso, por suerte, no es cierto. A veces todos olvidamos lo que sabemos, de lo que somos capaces, hasta donde podemos llegar, y olvidamos que además somos capaces de aprender. En el mundo actual, agobiados con tanta información, con tantos recursos al alcance, creemos que sólo google sabe, que debemos entrar en su página, escribir la palabra y él, rey del conocimiento, nos dirá todo lo que necesitamos saber. Pero, nosotros sabemos, tenemos conocimientos almacenados en nuestra memoria y huecos que aún podemos rellenar.

Son los retos los que hacen aparecer esa realidad. No es bueno pensar que no somos capaces. Por eso no tenemos miedo a lo desconocido, por eso abordamos las nuevas necesidades de nuestros clientes y crecemos con ellas, buscando soluciones eficaces, aportando nuestro conocimiento y aprendiendo lo que sea necesario para lograr el mejor resultado.

Es eso, el aprender cada día algo nuevo y poderlo aplicar lo que  nos enriquece, lo que nos hace desear cada día llegar a nuestro puesto de trabajo para ver que sorpresa nos depara. Dicen los entendidos que tenemos dos tipos de inteligencia, la cristalizada y la fluida. Imaginemos la primera como un gran cristal en el que cada partícula es un átomo de conocimiento. Esa inteligencia es la que nos ayuda a entender lo que quieren nuestros clientes.

Nuestra experiencia acumulada durante años escuchando necesidades y aportando soluciones, nos ayuda a enfrentarnos a lo desconocido, porque lo conocido es el eslabón de la cadena que nos ayudará a enlazar con los nuevos conocimientos. La fluida es como el agua, que se adapta, que toma la forma de lo que necesitamos, que se desliza por las diferentes soluciones hasta hallar la correcta, la ideal, la que satisface los requerimientos de nuestros clientes.

Así crece una empresa, seleccionando aquello que debe aprender para poder crecer. Y al aportar conocimiento a sus empleados, se crean nuevas estrategias, nuevas soluciones resultado de la fusión entre los nuevos conocimientos y los anteriores.

Se acerca un nuevo año, reflexionemos sobre lo que ya sabemos y sobre lo que necesitamos aprender, y aunemos nuestros esfuerzos para lograr un año mejor.

Otras entradas relacionadas:
Sobre la gestión de expectativas
El mejor proyecto
Los 3 mandamientos de Hamel

Anuncios

Acerca de Montserrat Casas Martínez

Analista Programador en Dpto. Desarrollo de Telematel. 20 años dedicados al análisis y al desarrollo de Software de Gestión Empresarial. Licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad de Barcelona.
Esta entrada fue publicada en Management, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a No olvidemos lo que sabemos

  1. Rafael Blasco Apellániz dijo:

    Montse, una excelente aportación que jamás deberíamos perder de vista. Más aún, debería ser cabecera en los pensamientos de todas las empresas que nos dedicamos a los Servicios y tenemos contacto diario con nuestros Clientes.

    Gracias por todas las aportaciones y por el blog. Sólo nos queda que nuestros Clientes participen.

    Feliz año 2012 a tod@s

  2. Pingback: No tengo tiempo… |

  3. Pingback: Sobre la gestión de expectativas |

  4. Pingback: 3 Cualidades de un Líder |

  5. Pingback: Espejito, espejito, ¿quién es la más bella del reino? |

  6. Pingback: El mejor proyecto |

  7. Pingback: Los 3 mandamientos de Hamel |

  8. Pingback: Peligro + Oportunidad |

  9. Pingback: Somos lo que pensamos |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s