Invertir o Morir


La definición de inversión habla de “la renuncia de un consumo actual y cierto a cambio de obtener unos beneficios futuros”. Toda empresa opera hoy en día en un entorno competitivo que obliga a mejorar continuamente, ofreciendo mejores servicios y productos por menos dinero. ¿Cómo se consigue todo esto? Con mucho esfuerzo, ilusión y sobretodo inversión.

Ser competitivos día a día sólo se obtiene aplicando una serie de mejoras continuas en el negocio, como pueda ser la adopción de nuevas metodologías de venta, ampliación de la cartera de productos, apertura a nuevos mercados…. En definitiva, como bien nos recuerdan los magníficos ponentes del Foro de Expertos de Telematel, si queremos resultados diferentes, no sigamos haciendo lo mismo.

En épocas no muy lejanas, una empresa podía sobrevivir sin necesidad de diferenciarse de la competencia, puesto que vivíamos en un entorno en el que la demanda superaba la oferta. Como consecuencia de todo ello, muchas empresas con procesos ineficientes y con nula capacidad de diferenciación seguían vivas. En otras palabras, el boom económico tapaba todas nuestras miserias internas.

El cambio de escenario ha sido brutal, y empresas que eran altamente rentables han dejado de serlo, y empresas que no habían cuidado su atractivo en el mercado han visto caer de forma abrupta su nivel de ingresos. En contrapartida, otras empresas han seguido apostando por la mejora continua, por ofrecer más valor al mercado pero sin incrementar su estructura de gastos. Estas empresas no ven peligrar su existencia por lo que siguen invirtiendo, y por tanto, siguen siendo más eficientes, más atractivas y más rentables que su competencia. Esto lo tienen claro las grandes empresas que incluso ante perspectivas económicas negativas siguen apostando por la inversión (un 82% según encuesta de KPMG).

Se habla muchas veces que la crisis es una oportunidad, pero las oportunidades sólo se consiguen si estamos atentos a ellas, y nos esforzamos para conseguirlas. Nadie ha salido de una situación difícil quedándose sentado, sin hacer nada, e intentando gastar lo menos posible.

El tejido empresarial de este país está formado por pequeñas empresas, muchas de las cuales de carácter familiar. En épocas pretéritas estas empresas han generado generosos incrementos en el patrimonio personal de sus propietarios puesto que se escatimaba en políticas de reinversión de beneficios. Ahora ha llegado el momento de hacer la acción contraria, e invertir nuevamente en el negocio. La lectura de la prensa no anima al optimismo, y las previsiones de futuro son cada vez peores, pero debemos tener claro que pase lo que pase, en este país se seguirá generando riqueza, y será para aquellas empresas que durante la época de vacas flacas no hayan dejado de mejorar.

Ahora toca invertir para recoger en el futuro, de lo contrario sólo nos queda observar como languidece nuestro negocio mientras refunfuñamos sobre lo mal que está todo.

Otras entradas relacionadas:
Visión, decisión… e innovación, claro.
Espejito, espejito, ¿quién es la más bella del reino?

Anuncios

Acerca de Xavier Fericle

Director General de Telematel. Licenciado en Económicas y Executive MBA por EAE, acumulo más de 12 años de experiencia en la mejora de los procesos de negocio e implantación de ERPs en Pymes.
Esta entrada fue publicada en Innovación, Management. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Invertir o Morir

  1. Pingback: Visión, decisión…… e innovación, claro. |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s