El ERP y el Churn Rate


Probablemente a muchos les parecerá raro el título de este post, por lo que espero saberme expresar con claridad en las próximas líneas.

Desde hace unos años están muy de moda los conceptos Cloud y SaaS. Para entendernos, Cloud es la plataforma que permite ofrecer unos recursos tecnológicos a múltiples usuarios, mientras que SaaS es una de las capas del Cloud y la que implica ofrecer al usuario final el acceso a un software alojado en el Cloud.

El problema se produce cuando algunos emplean estos términos para cambiar las bases en las que se apoya la venta de un buen ERP.

Un ERP es un software que permite gestionar toda la actividad de la empresa y planificar los recursos que ésta requiere. La puesta en marcha de un ERP en una organización es algo completamente estratégico, puesto que se convertirá en el canal de transmisión de toda la información y en el sistema que soportará los procesos operativos de la organización. La elección del ERP a implantar es una de las decisiones más complejas y que más pueden incidir en la marcha futura de la empresa.

La irrupción del SaaS como forma de acceder a un ERP tiene ventajas evidentes, como pueda ser un menor coste inicial, y por tanto, poder emplear el nuevo sistema en régimen de prueba sin realizar una inversión importante. En contrapartida, estas ventajas pueden ocultar el valor estratégico del ERP, puesto que la reducción de las barreras de entrada puede inducir a pensar que es baladí probar uno u otro ERP, pero nada más lejos de la realidad, puesto que al fin y al cabo, el mayor coste en la implantación de un nuevo software de gestión es el tiempo que invierte nuestro personal, muchas veces costes ocultos que no valoramos pero que son determinantes.

Algunas empresas ofrecen el software en régimen SaaS ocultando la trascendencia de lo que se está vendiendo, únicamente indicando las ventajas de su reducido coste inicial sin explicar el esfuerzo que supone implantar correctamente un ERP. Son empresas que tienen como indicador clave el Churn Rate, o lo que es lo mismo, el porcentaje de clientes que renuncian anualmente a su servicio. Este modelo de negocio, se basa en el volumen (conseguir muchos clientes a cualquier precio aunque esto vaya en detrimento del servicio o de la retención de clientes). Es un modelo que todos conocemos y sufrimos en las empresas que ofrecen servicios de telefonía.

En definitiva, que la adquisición de un ERP tiene un gran valor estratégico, y como tal requiere de un análisis pormenorizado en el que tengamos en cuenta que se trata de una inversión que debe producir rendimiento a la empresa durante muchos años. No nos dejemos encandilar por las lucecitas de neón del SaaS sin conocer lo que hay realmente detrás.

Anuncios

Acerca de Xavier Fericle

Director General de Telematel. Licenciado en Económicas y Executive MBA por EAE, acumulo más de 12 años de experiencia en la mejora de los procesos de negocio e implantación de ERPs en Pymes.
Esta entrada fue publicada en Implantación, Tecnología. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El ERP y el Churn Rate

  1. Carlos Vega Sánchez dijo:

    Muy interesante artículo. Este post habla de un tema que sin duda, está de moda.

    El concepto Saas como todo lo referente al término “Cloud Computing” se ha convertido en un reclamo ideal para la captación de clientes. Son recursos que no pueden faltar en el vocabulario de cualquier comercial, pues son sinónimo de modernidad.

    Pero que aparezca una tendencia en el mundo del software no implica siempre que sea óptima para todos los usuarios. El software como servicio, dada su corta edad, todavía tiene mucho que demostrarnos. Sólo el tiempo determinará si realmente es una solución relevante en el mercado de los ERP.

    Hay dos aspectos que me gusta destacar siempre que hablo de Saas. Por una parte la ausencia de licenciamiento. En el que el usuario no es propietario del software y paga una cuota mensual en régimen de alquiler del mismo. Y por otra parte el hospedaje. Donde el software y la información del cliente residen en los servidores del proveedor.

    Este último concepto es el que a mí personalmente me genera más dudas. Y es que para adoptar este nuevo modelo, los datos de nuestra empresa residen en un servidor externo. Esto implica además de muchas desconfianzas, tener muy en cuenta leyes como LOPD y LSSI.

    Además, el tener nuestros datos alojados en un servidor ajeno también implica dependencias. Tanto hacia nuestro proveedor, como hacia el medio (Internet). En el primer caso, todo pasa por pactar un buen ANS (Acuerdo de Nivel de Servicio). En el segundo caso, contratar una línea de backup, o confiar en que no se produzcan cortes en el servicio de nuestro ISP. Por no hablar de que en lo referente a velocidades máximas en Internet estamos a la cola de Europa.

    Todo unido, da como resultado un escenario muy complejo e incierto.

    Como bien se comenta en este artículo, la elección de un ERP tiene un alto valor estratégico y debe ser siempre muy meditada.

    Los avances en la tecnología muchas veces suelen crearnos falsas necesidades. Sólo en el estudio de la ventajas y desventajas de un sistema, uno puede comprender que es lo que realmente necesita. Lo que realmente es mejor para su negocio.

  2. Xavier Fericle dijo:

    Muchas gracias por el comentario. Creo que expones perfectamente todas las dudas que quería reflejar en mi post. Es un orgullo contar con lectores tan bien documentados!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s